Categorías

Cinco hábitos para mejorar la alimentación de tu caballo

Miercoles 27 March 2019
Cinco hábitos para mejorar la alimentación de tu caballo

En Casa El Valenciano nos apasiona nuestro trabajo. También los caballos. Hoy te dejamos cinco buenos consejos para que la salud de tu caballo se vea reforzada gracias a una alimentación y unos hábitos nutritivos adecuados.


#1.Elige el pienso dependiendo del forraje

El pienso debe complementar al forraje, lo que realmente constituye la dieta principal de tu caballo. Debes tener presente cómo es el forraje. Y  así escoger el pienso más adecuado para tu animal. Sin ir más lejos, en Casa El Valenciano hemos comprobado que si el forraje tiene poca calidad de nutrientes (por ejemplo, la paja de cereal) será necesario complementarlo con un pienso que realmente se los aporte.


#2.Mucho mejor si troceas la alfalfa

La paja de los cereales suele tener una longitud adecuada capaz de permitir que tu caballo la coma sin dificultad. Pero esto no suele suceder con la alfalfa. Por ello, te conviene cortarla en trozos de unos 10 - 15 centímetros, siempre que puedas, facilitándole a tu caballo la ingesta.


#3.Incrementa la frecuencia de alimentación

Aquellos caballos que están en libertad tienen acceso al alimento a cualquier hora del día porque pastan gran parte de la jornada. Esto es posible ya que su sistema digestivo difiere del de las personas. Los caballos son capaces de segregar jugos gástricos continuamente, digiriendo poca cantidad con bastante frecuencia.
 

#4.Mantén una rutina de horarios.

Si tus caballos no se encuentran en libertad, recuerda respetar las horas a las que has decidido alimentarlos. Evita dar de comer a tus animales por motivos practicidad 2 o 3 veces al día y rígete por una rutina diaria.


#5.Que nunca le falte agua

El agua, para los caballos y para las personas, es una parte vital de la dieta. Tu animal deberá beber entre 25 y 60 litros de agua al día. Siempre dependiendo de su edad, peso, clima y trabajo que lleve a cabo. Recuerda que el agua debe estar limpia y fresca, y siempre a su disposición. Exceptuando cuando acaba de finalizar una rutina, que deberá beberla poquito a poco y en dosis pequeñas.